miércoles, 16 de septiembre de 2009

Bajoques Farcides (O lo que es lo mismo: Pimientos rellenos de arroz)

De estos pimientos, plato típico por excelencia de Alcoi, se podría decir que hay mil variantes, y de cada una de ellas un modo de cocción diferente. Incluso hay gente que los hace con pescado, como mi amiga Inma. Yo voy a poner las que ha hecho mi madre toda la vida, y que además nos suelen salir de muerte.
Por cierto, nunca hagáis este plato cuando tengáis un compromiso importante, ya que, no se porque, ese es el único día que os saldrán fatal. Imagino que debe ser una maldición familiar, pero por si acaso…

Ingredientes: (para 4 pimientos)
300 gr de magro de cerdo cortado a dados.
30 gr de piñones
1 bote y medio de tomate troceado (unos 600 gr. aprox.).
4 pimientos rojos entre medianos y grandes
Sal, aceite, colorante alimentario (de ese naranja) y bicarbonato.
Arroz: para calcular la cantidad de arroz abrimos los pimientos cortando la parte superior como si fuera una tapa (que después utilizaremos para taparlos una vez rellenos) y ponemos el arroz en crudo, calculando que ocupe un poco más de la mitad del pimiento. Después de medido lo ponemos en un recipiente amplio. Repetimos la acción con los pimientos restantes.

Preparación:
Empezamos haciendo un sofrito con la carne y el tomate. Para ello ponemos aceite en una sartén bastante grande. Cuando se caliente el aceite añadimos la carne y salamos. Dejamos que se haga un poco, removiendo durante unos 5 minutos. Añadimos el tomate, los piñones, un poco de sal y un pellizquito pequeño de bicarbonato (para quitarle acidez al tomate, no os paséis que sino se deshace y queda como triturado) y lo dejamos reducir a fuego medio unos 20 minutos. Debe de quedar bastante espeso, aunque sin llegar a secarse.
Una vez acabado de hacer el frito de tomate se añade al arroz, al que se le pone también un poco de colorante. Se mezcla bien y se rellena con esta mezcla los pimientos, tapándolos con su correspondiente tapa. Deben quedar totalmente llenos.
Una vez rellenados se envuelven totalmente con papel de aluminio y se ponen en una bandeja al horno, previamente calentado, a 250º. Se dejan a esa temperatura 1 hora y 25 minutos.
Suelen quedar mejor si después de ese periodo de tiempo se dejan 10 minutos en reposo con el horno apagado.
Después se les quita el papel de aluminio… y ¡a disfrutar!

No hay comentarios: